Volver al hogar

CHARI es una de esas hebras invisibles que conforman toda historia. Y que se tejen silenciosamente durante la vida cotidiana. En mi casa, la abuela Nélida cocinaba tamales y arrope de tuna en el patio, y yo jugaba alrededor de ella y de su trenza larga y negra. Mamá taconeaba, elegante, de camino a su negocio de alta costura y en el aire quedaban los sonidos y el aroma a madera de la carpintería donde el nono Mario y mí papá trabajaban. Estas fueron mis raíces, y desde allí también, muy lentamente, soñé CHARI: un camino con infinitas llegadas.

 


Chari