Tamales & compañía

Hacer tamales es un montón de trabajo, pero encontré la mejor forma de hacerlos: invitar a un grupo de amigos y, conversando y tomando un rico vino, prepararlos entre todos. Para 38 a 42 tamales de unos 200 grs cada uno aproximadamente, va la receta:

1- Conseguir una calabaza grande o dos pequeñas que sean puro cuello y no panzonas. Cortarlas por la mitad, pincelarlas con aceite de maíz y ponerlas en una placa de horno, boca abajo, a 200 grados, hasta que se ablande su pulpa. Con ellas hacer un puré y dejarlo enfriar bien.

2- Rallar 12 choclos crudos en un rallador de dientes finitos. Tener el cuidado de raspar y retirar del marlo con un cuchillo sin dientes. Agregar la leche blanquecina que se desprende de este trabajo, ya que esto aporta dulzor al tamal. ¡Y usar un buen delantal, porque los dientes de choclo salpican mucho! Algunos me han preguntado si pueden hacerlo con choclo de freezer. Salen bastante bien, solo que al descongelarlos se deshidratan y tienen más agua en vez de ese liquido blanco del choclo fresco. Puede pasar que sean menos dulces pero de buen sabor también. Mezclar con el puré de zapallo. Esta mezcla puede hacerse un dia antes, no más.

3- Picar 600 grs de cebolla y dos morrones. Rehogar en grasa de pella o aceite de maiz. Yo mezclo las dos, asi no es tan pesado. Cuando comienzan a dorarse apenas agrego 1 k de bola de lomo cortada a cuchillo, hasta que se cocine bien pero sin que se seque el jugo. Hay que condimentar con sal, pimienta blanca y, por supuesto, comino. Casi no hay comida santiagueña sin este condimento.

4- Hervir dos huevos duros. Enfriarlos y picarlos bien. Agregarlos a la mezcla de la carne (pueden no hacerlo si quieren).

5- A las chalas hay que dejarlas en remojo en agua caliente por lo menos dos horas antes. Lavarlas muy bien, y ponerlas paraditas en una fuente para drenar el agua. Las mas lindas y enteras son con las que vamos a envolver el tamal y con otras menos afortunadas hacemos las tiritas para atar los tamales. Muchos usan piolin pero la abuela me lo tenia prohibido.

6- A la mezcla de zapallo y choclo le vamos agregar dos cucharadas de grasa de pella derretida y un huevo grande batido, sal y pimienta. Mezclar muy bien e ir agregando 10 cucharadas de harina de maiz (que no es polenta) una por vez y mezclando muy bien.

7- Armado de los tamales. Buscar dos chalas que no estén rotas y superponerlas unos 2 cm. Si son muy angostas hay que buscar la forma de armar una superficie continua del ancho de nuestras manos unidas por el flanco interior, en el centro de esas chalas ponemos una cucharada colmada de la mezcla del zapallo y con la parte convexa de la cuchara generamos un hueco. Alli colocamos una cucharada de la preparacion de la carne, poca cantidad. Con un cuchillo, tapar con el pure de zapallo el relleno. Cerrar las chala, primero de lado a lado, superponiendo y luego los extremos hacia arriba. Atamos dos tiritas para fijar estas solapas.

8- La abuela siempre me dejaba hacer el tamalito chiquito (de prueba) para ver si había que ajustar la pasta y ponerle un poco más de harina). En poca agua hervida, que solo llegaba a la mitad del tamal, lo hacíamos hervir durante 10 minutos. Dejábamos reposar un poco y probábamos por si había que agregar algo, sal o pimienta o a lo sumo dos cucharadas más de harina de maiz. ¡Y listo!

 

Chari