Escobas y príncipes

Desde chica sentí una gran atracción por las escobas. Quizás porque veía a mi abuela barrer y conversar con sus vecinas en la vereda, barrer fue sinónimo de pensar y socializar. Durante mi infancia con mis hermanos y primas jugábamos todas las tardes a “ la señora de la casa”, y mientras ellos peleaban por ser los dueños o las madres -y dar órdenes- mi prima Talita y yo elegíamos siempre ser las empleadas. Barríamos, hacíamos la comida para los “señores de la casa”.

Pichanilla arbusto.jpg

Muchos años después me preguntaron por qué elegíamos siempre ese rol y respondí: ¡era porque, en todas las películas de Walt Disney, las que más barrían se quedaban con los príncipes!

Las paja de las escobas se hace de la pichanilla. Quise homenajear la flor de este arbusto y este recuerdo de infancia. Así pinté la tacita Chari: como un pequeño jardín entre las manos.

pichanilla gobelet.jpg
Chari